Alguna vez te ha pasado que cuando duermes muchas horas despiertas mucho más cansado que si hubieras dormido sólo 5 horas.

A este estado de cansancio extremo después de dormir más de 8 horas se le conoce como ‘embriaguez del sueño’, y se denomina así ya que los efectos que producen son muy parecidos a los que se padecen en una resaca, como lo es el dolor de cabeza, dolor o pesadez de las extremidades y ojos irritados.

Aunque esto suene muy descabellado el dormir en exceso puede ser un indicador de que algo está afectado tu salud, ya sea una mala dieta, mala higiene del sueño o incluso depresión.

Cuando dormimos de más nuestro cerebro se confunde, ya que se alteran los ritmos circadianos, por lo que nuestro organismo comienza a consumir energía desde muy temprano, esto sin importar si aún estás dormido

Conoce más acerca de los ritmos circadianos dando clic aquí.

¿Pero qué consecuencias tiene dormir mucho?

Según un estudio realizado por el Nurses’ Healthy Study a 15 mil enfermeras, señaló que aquellas que dormían mucho veían envejecida hasta por dos años su capacidad de concentración, memoria y resolución de problemas.

En general el exceso de sueño hace que las células del cuerpo tengan una menor capacidad de respuesta, por lo que es muy posible que seamos más propensos a padecer alguna enfermedad, como lo es diabetes o incluso algún infarto cerebral.

Todo en exceso es malo, hasta dormir, y es que dormir más de las horas que necesitas no te asegura un buen descanso, según la National Sleep Foundation las horas recomendadas de sueño según tu edad son las siguientes:

  • Recién nacidos (0-3 meses): de 14 a 17 horas al día, mínimo es 11 horas y máximo 18 horas diarias.
  • Bebés (4-11 meses): de 12 y 15 horas diarias, mínimo 10 horas y máximo 18 horas.
  • Pequeños (1-2 años): de 11 y 14 horas al día. mínimo 9 horas y máximo 16 horas.
  • Niños preescolares (3-5): de 10 a 13 horas, mínimo 7 y máximo 12 horas al día.
  • Niños en edad escolar (6-13): de 9 y 11 horas.
  • Adolescentes (14-17): de 10 y 9 horas.
  • Adultos jóvenes (18 a 25): de 7 y 9 horas diarias, mínimo 6 horas y máximo 11 horas.
  • Adultos (26-64): de 7 y 9 horas.
  • Mayores 65 años: Lo saludable es dormir entre 7 y 8 horas al día, y no más de 9 horas.

No importa tu edad lo importante es que tu calidad de sueño sea la ideal, es por esto que aquí te dejamos el secreto para que descanses como mereces. Da clic aquí y descubre más.

Sé el primero en enterarte de nuestro contenido y promociones exclusivas. ¡Suscríbete aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Regístrate y obten promociones