BellezaBienestar

¿Cuál es la diferencia entre mascarillas y cremas?

El uso de mascarillas y cremas en los rituales de belleza son cada vez más frecuentes, sin embargo, tenemos que tomar en cuenta el objetivo de cada una para que al usarlas en conjunto se complementen y potencialicen los resultados.

En el transcurso de nuestra vida adoptamos diferentes rutinas para hacer actividades frecuentes como: lavar los trastes, cepillarnos los dientes o arreglar nuestra habitación. Según nuestra conveniencia las modificamos para hacerlas más eficaces y prácticas.

El cuidado de nuestro rostro es una práctica que nos ayudará a tener una piel bella y sana, pero ¿cómo hacerlo?, ¡es muy sencillo!, primero tienes que identificar qué tipo de cutis tienes antes de empezar con algún tratamiento de mascarillas y cremas.

Tipos de cutis

Seco: tu piel es fina y el clima afecta la hidratación de tu cara, lo cual favorece la aparición de líneas de expresión prematuras.

Graso: el aspecto de tu cara es brillante con textura irregular y  poros dilatados.

Mixta: la “Zona T” de tu rostro (frente, puente nasal y mentón) tiende a ser grasosa.

Mujer con mascarilla en Zona T

Una vez sabiendo qué tipo de cutis tienes, podemos poner manos a la obra y comenzar a atender sus necesidades.

En el mundo de los cosméticos existe una gran variedad de productos para el cuidado de la piel, estos ofrecen diferentes efectos con respecto a la edad y tipo de dermis. Hay ocasiones que de entre tantas opciones, no sabemos cuál elegir o si se pueden utilizar por tiempo prolongado.

A continuación te explicaremos cuál es la diferencia entre las mascarillas y cremas y sus usos.

CREMAS

En la rutina diaria de las mujeres la crema es un elemento fundamental, el mercado de estas es muy extenso, entre ellas destacan  las hidratantes y las nutritivas.

Como su nombre lo dice, las primeras son especializadas en hidratación, es decir, aportan agua y protegen del frío, viento o sol, dando como resultado  la disminución de arrugas.

Las segundas participan con nutrientes y  lípidos para obtener una piel luminosa, suave y con elasticidad.  Además reparan la película protectora de la dermis, tonifican, alisan y refuerzan la epidermis con el fin de evitar que sus fibras elásticas sufran daño, también regeneran los tejidos que han perdido su firmeza.

Existen cremas para día y noche cambiando la consistencia de estas y aumentar el efecto en el horario en que son aplicadas.

MASCARILLAS 

Las mascarillas han tenido mucho auge en los últimos años dentro del ámbito de belleza, las podemos clasificar por tratamiento: hidratantes, purificantes, calmantes y tonificantes; o tipo de aplicación: arcilla, peel off, efervescentes o velo.

Mujer cuida de su piel con mascarilla de carbón activado

Su principal efecto es limpiar, hidratar y quitar impurezas, a diferencia de las cremas, suelen ser más activas y efectivas con cambios casi instantáneos al momento de su aplicación.

Se recomienda aplicarlas de 1 a 3 veces por semana, las más eficaces son las que contienen colágeno, ya que mejoran la firmeza de la piel, limpian, humectan, suavizar, y reducen las líneas de expresión brindándole a tu rostro luminosidad y brillo natural.

Mujer en spa con mascarilla hidratante

Te invitamos a visitar la sección de belleza de Inova , en donde encontrarás una gran variedad de mascarillas y productos para el cuidado de la piel.

Etiquetas
Mostrar más

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close