Uno de los momentos cruciales de todo ser humano en cuanto a nutrición se refiere es la adolescencia. Ésta es una etapa de la vida que transcurre entre los 12 y 18 años, donde se experimenta una de las mayores velocidades de crecimiento.

A esta edad se necesitan mayores requerimientos nutricionales, el cuerpo está cambiando, no sólo física sino también emocionalmente.  Los requerimientos nutricionales, para hacer frente a estos cambios, son muy elevados y es necesario asegurar un adecuado aporte de energía y nutrientes para evitar situaciones que puedan ocasionar alteraciones y trastornos de la salud.

Nutrición en la Adolescencia

Se debe hacer frente a la alimentación del adolescente conociendo los requerimientos nutricionales, sabiendo elegir los alimentos que garantizan una dieta suficiente en energía y nutrientes (que sean buena fuente de proteínas, vitaminas y minerales), y que además sean bajos en grasas y azúcares. Los adolescentes deben consumir en lo posible cuatro comidas: desayuno, almuerzo, algún alimento por la tarde y cena.

Tipos de alimentos que se deben consumir

Un buen desayuno debe incorporar frutas o jugos de frutas naturales en una porción. Además, debe contener alimentos lácteos semidescremados o descremados (leche, yogurt, leches cultivadas, quesos y quesillos), de 4 a 5 porciones diariamente, o bien lácteos fortificados con calcio que mejoran el aporte de este mineral. Se debe agregar un sándwich de preferencia con pan integral.

Al almuerzo y cena deben incorporarse carnes preferentemente con poca grasa como pescado, pavo o pollo.  Éstas son un excelente aporte de proteínas para el desarrollo y mantenimiento de la masa muscular, así como una excelente fuente de minerales con hierro y zinc. Los alimentos que son naturalmente una buena fuente de energía como los cereales (arroz, fideos) o papas deben estar siempre presentes en la alimentación diaria y no deben ser suprimidos. Las legumbres se deben consumir mínimo una vez por semana. Es indispensable incluir diariamente verduras en todas las comidas.

Durante la etapa de la adolescencia es necesario realizar ejercicio, una vida sedentaria provocará en muchos casos obesidad. Cada que ejercitemos nuestro cuerpo es necesario el consumo de agua, especialmente en las épocas más calurosas del año.

Esto permitirá mantener siempre un óptimo estado de hidratación. No se recomienda el consumo de refrescos o bebidas en polvo, ya que tienen una limitada composición nutricional y alto aporte energético con base en azúcar.

Te invitamos a que visites nuestra sección de  Salud y Belleza, donde encontrarás diferentes productos para el cuidado del cuerpo.

Sé el primero en enterarte de nuestro contenido y promociones exclusivas. ¡Suscríbete aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Regístrate y obten promociones