Mujer acostada en la cama, soñando.

El cerebro es una máquina increíble que aunque esté en reposo, sigue trabajando.

Al dormir, el ciclo del sueño que dura aproximadamente 2 horas, cuenta con dos fases que nos permiten descansar y reparar todos los órganos de nuestro cuerpo para que al día siguiente, nos despertemos recuperados y llenos de energía.

Durante la primera fase llamada “No REM”, el cuerpo descansa físicamente relajando los músculos, y durante la segunda conocida como “REM (Rapid Eye Movement)”, el cerebro tiene un alto nivel de actividad y es aquí donde se producen los sueños.

Esto sucede debido a que una parte del cerebro llamado tálamo, manda señales eléctricas a la corteza cerebral donde se origina el pensamiento y la visión, permitiendo la entrada de información sensorial y motora.

De acuerdo con el libro “Sueños: cómo interpretar sus mensajes”, los sueños son el resultado de una mezcla entre las señales provenientes del tálamo y los recuerdos reales vividos el día anterior o en el pasado.

Por tanto, los sueños son un intento de la corteza cerebral por tratar de ordenar los recuerdos reales y las señales que recibe del tálamo. También son una manera de depurar aquella información que ya no le funciona al cerebro.

Por eso es tan normal que un sueño loco se haya desarrollado en calles similares a las que transitas todos los días o que tu actor favorito haya sido tu secuaz en una divertida misión.

A manera de conclusión, los sueños son el intento de nuestro cerebro por darle sentido, lógica y narrativa a toda la información que le proporcionamos a través de nuestros 5 sentidos.

Si quieres soñar por las noches, puedes encontrar lo mejor para hacerlo, dando clic aquí.

 

Sé el primero en enterarte de nuestro contenido y promociones exclusivas. ¡Suscríbete aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Regístrate y obten promociones