Bienestar

¿Qué es la tripofobia?

Todos hemos escuchado alguna vez el término de “fobia”, estas son trastornos que se caracterizan por la presencia de ansiedad y miedo extremo hacia algún animal, cosa, persona, sentimiento, situación e incluso lugar, llegando a ser irracionales y orillando a la persona a hacer todo lo posible para evitar su presencia.

Las fobias se clasifican en dos tipos, que son las simples y las complejas: las simples se identifican por su desarrollo durante las primeras etapas de la vida como la infancia o la adolescencia, mientras que las complejas ocurren en la etapa adulta y se caracterizan por ser aún más debilitantes o condicionales que las anteriores.

Entre los miedos existentes destaca uno que recientemente ha aumentado en el número de personas que lo padecen, nos referimos a la fobia o tripofobia como se le conoce popularmente: un panal de abejas, muchas burbujas o figuras geométricas muy juntas son algunos de los detonantes de la tripofobia.

Este temor consiste en el miedo irracional a estar cerca de superficies, imágenes o estructuras en las que destaca un patrón repetitivo de figuras perfectas o agujeros pequeños que se encuentran aglomerados y con poca distancia unos de otros, generando en las personas sensaciones de incomodidad, rechazo e incluso asco.

Dicho miedo se puede representar de distintas formas, como por ejemplo la tripofobia humana en la que resalta el miedo a que nuestro cuerpo se vea alterado por estas figuras, la tripofobia extrema que orilla a quienes la padecen a ataques de ansiedad y pánico, o la tripofobia real con los patrones que se pueden encontrar en nuestro entorno como una flor de loto o un panal.

Las causas de su aparición y padecimiento aún no son del todo claras, aunque hay teorías que señalan una repulsión innata de los seres humanos al relacionar estas formas con alimentos contaminados, enfermedades infecciosas y animales venenosos o peligrosos que suelen poseer este molde.

¿Qué significa tripofobia?

El significado de tripofobia proviene del conjunto de dos raíces griegas, la primera es “trypa” que quiere decir “agujereado” y la segunda es “phobos” que significa directamente “miedo”; la palabra está fuera de los conceptos tomados en cuenta por la Real Academia Española (RAE).

Como todas las fobias, esta se relaciona a un miedo característico, en este caso la tripofobia es el miedo a los patrones con sucesión de huecos geométricos que están próximos uno de otro y que pueden llegar a tener contenido, haciendo aún más amplio el espectro de lo que puede detonar este temor en una persona.

Este trastorno no está contemplado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría dentro de su manual diagnóstico y estadístico de trastorno mentales, no obstante, su existencia es innegable y actualmente se estudia a detalle para conocer y explicar de mejor forma el porqué de su surgimiento.

Su primer estudio se llevó a cabo en el año de 2013 por investigadores británicos en la Universidad de Essex, donde recabaron todo tipo de información de un grupo de participantes para obtener en los resultados que el 16% de ellos presentaron algún síntoma ante imágenes y fotografías relacionadas a esta fobia.

A pesar de que actualmente hay cientos de especialistas dedicados a comprender este miedo irracional, aún hay grupos de expertos que no lo consideran dentro de las fobias, reduciendo sus síntomas y repercusiones en las personas a una simple cuestión de desagrado.

¿Cómo curar la tripofobia?

La razón de por qué da la tripofobia sigue siendo un misterio sin resolver, relacionándose a las bacterias y microorganismos causantes de afecciones que normalmente se encuentran organizados en estos tipos de patrones, aunque siguen siendo teorías sin comprobación.

Si te preguntas “¿Cómo es posible saber si tengo tripofobia?” basta con mirar algunas de las imágenes que se encuentran en internet o encontrar elementos de la naturaleza con esta estructura mediante un pequeño test de tripofobia para confirmarlo, entre los síntomas comunes se encuentran los siguientes:

  • Cosquilleos
  • Picazón
  • Escalofríos
  • Sudores
  • Asco
  • Ansiedad 

Algunas personas llegan a sufrir miedo tan extremo que les genera fiebre, tensión muscular y hasta vómito, sin embargo, son pocos los casos conocidos que escalan hasta esas instancias.

Si realizaste el examen de tripofobia y presentaste alguno de los síntomas mencionados, existen terapias de exposición o de choque que te pueden ayudar a superar progresivamente este temor a los agujeros, enfrentándote al miedo hasta que logres ser capaz de controlarlo y eliminarlo en el mejor de los casos.

Después de repasar un poco sobre la tripofobia cuéntanos, ¿tuviste algún malestar al imaginar las figuras?, ¿conoces a alguien que sufra de este miedo? ¡No olvides seguir nuestras publicaciones para mantenerte al tanto de temas interesantes como este!

Mostrar más

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close