Mujer con mucho estilo usando leggins color negro.

Los leggins son de esas prendas que llegaron para quedarse, y es que además de ser una prenda bastante cómoda es increíblemente versátil y la puedes utilizar con infinidad de accesorios y combinaciones.

Uno de los principales errores al escogerlos es que esta prenda puede pasar a se de tu mejor amiga a tu peor enemiga, pues aunque su uso es común a cualquier edad y se adapta a casi cualquier ocasión, es importante no cometer errores u horrores de moda como utilizar tallas inapropiadas, blusas cortas o telas de poco grosor que marcan imperfecciones.

Si quieres lucir hermosa con unos leggins checa esta lista con las reglas de etiqueta para utilizarlos.

Regla 1: ¡Los leggins no son pantalones ni tampoco medias!

Gracias a su comodidad y la capacidad de añadirle estilo a tu outfit, podríamos pensar que son todo en uno, pero no se les puede considerar pantalones y no deben ser usados como medias debajo de un vestido o falda.

Regla 2: Sólo deben usarse con blusones o blazers largos.

No debemos confundirlos con los jeggins que son más gruesos. Playeras largas sí, crop-tops definitivamente no.

Regla 3: El largo es importante.

Evita los tipo pescador, siempre deben llegar exactamente hasta tus tobillos, ni un centímetro más arriba de lo contrario harán ver tus piernas más gorditas.

Regla 4: Usa ropa interior del mismo color.

Probablemente creas que porque son de color negro u otro color oscuro nadie verá lo que traes debajo.

Esto es un gran error, por eso usa ropa interior del mismo color que tus leggins.

Regla 5: No compres prendas de mala calidad.

Las telas delgadas siempre tienen un grado de translucidez, lo que hace que se noten la piel y tus imperfecciones, como la celulitis.

Regla 6: Usar ropa la interior adecuada.

Recuerda que los leggins se adaptan a tu cuerpo y toman la forma de tu silueta. Si tus piernas están siendo mutiladas por calzoncillos 2 tallas más pequeñas, todos se darán cuenta.

Puedes optar a utilizar aquellos que tienen efecto piel y sin costuras.

Regla 7: No los uses en el gimnasio.

Los leggins convencionales no son aptos para el gimnasio ni para actividades en las que sudes mucho, ya que el sudor que se acumule se dejará ver.

Regla 8: Jamás compres leggins blancos.

El problema principal es que nunca se verán bien, los colores claros le agregan volumen a tus piernas y suelen marcar mucho más las imperfecciones de los cuerpos.

Además, los colores nude, carne o beige a primera vista hacen parecer que estás desnuda.

Regla 9: Elige bien el estampado.

No estamos en contra, siempre y cuando se escoja adecuadamente.

Existen miles de posibilidades y sólo debes de recordar que si tus leggins llevan algún estampado, la parte de arriba de tu outfit debe ser lisa.

Regla 10: Si eres muy rellenita, opta por los de tonos lisos y oscuros.

El color negro te estilizará más que cualquier otro. Las mujeres de estatura baja deberán evitar los estampados, pues les cortarán ópticamente en el largo de las piernas.

Para la noche son ideales los de telas brillantes o satinadas, en el día, por el contrario, se ven fuera de lugar.

Existe una frase que dice “de la moda, lo que te acomoda” y hay que saber admitir cuando algo no nos va.

Siguiendo estas reglas usarás tus leggins de la mejor manera, disfrutarás de su comodidad y versatilidad sin que esto dañe tu figura o de una mala impresión de ti.

Si quieres lograr una figura de reloj de arena, te recomendamos usar la Cinturilla 70-30®, prenda que te ayudará a moldear tu cintura.

Si quieres saber más, da clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Regístrate y obten promociones